Experto en el comercio del arte desde hace más de treinta años, cuando abrió su galería.

Fundador en 1985 de la primera casa subastadora en México, DIMART (Difusora Mexicana de Arte), junto con Mariana Pérez Amor, Alejandra Reigadas, Ramón López Quiroga, Patricia Ortiz Monasterio y Jaime Riestra.

Fue presidente, entre 1990 y 1993, de la Asociación Mexicana de Comerciantes de Arte.

Es perito valuador de arte y antigüedades reconocido por el Poder Judicial de la Federación. 

Entre las valuaciones más importantes que ha realizado está la de la Constitución de México de 1917.

A través de su casa subastadora, ha realizado más de trescientas subastas  e impartido diversas charlas y seminarios dedicados al arte y sus falsos dentro y fuera del país.

Su opinión de autentificación de obras es una de las voces fundamentales en el universo de la plástica.